Por una Sierra de Quilamas de Tod@s y para Tod@s

Durante estos cuatro meses, la asociación Cau Fondo ha realizado el proyecto “Por una Sierra de Quilamas de Tod@s y para Tod@s”. Este proyecto ha abarcado muchos ámbitos con el objetivo de hacer del entorno rural un lugar en el que vivir, trabajar y, además, disfrutar del día a día.

Hasta hace muy poco, los grupos de jóvenes de Escurial no se planteaban vivir en el pueblo. Gran parte de aquellas personas que vivieron aquí durante su infancia tuvieron que irse a Salamanca o a otras ciudades más grandes a estudiar y trabajar. Otros muchos y muchas sólo habían conocido el pueblo de sus abuelos y abuelas en verano, semana santa o navidad y, siempre, han crecido con la idea de que aquí en invierno sólo hay soledad y frío.

Esta idea hace que los pequeños pueblos, como Escurial o todos los que forman la Sierra de Quilamas, hayan ido abandonándose poco a poco. Aún hay gente que los mantiene con vida, pero… ¿qué pasará cuando no queden familias en los pueblos? ¿Cuando las personas ancianas ya no estén? Quienes emigraron a las grandes ciudades si quiera tendrían un sitio al que volver… porque el pueblo no es sólo verano, ni vacaciones, ni turismo. El pueblo va mucho más allá de eso. Es el lugar donde nuestros padres, madres, abuelos o tías han crecido y donde han aprendido a ser lo que son. Aquí han luchado para salir adelante con los recursos que tenían y que nos han dado para que podamos estudiar o tener un trabajo más fácil.

Lamentablemente, la situación que tenemos ahora las personas jóvenes tampoco es fácil y, quizás, puede haber sido este un gran factor de que empiece a resurgir el valor de los pueblos como medio para el desarrollo sostenible. La crisis que vivimos tiene muchas causas, pero quizás la más grande y evidente sea la explotación abusiva de nuestra tierra, el gasto desmedido y el consumo por encima de nuestras posibilidades de productos que en realidad no necesitamos. Por ello, el desarrollo del mundo rural y un cambio de la base de la economía pueden aportarnos muchas soluciones de cómo salir de esta crisis. Y, así, el reencontrarnos con nuestras raíces y con el modo de vida rural, nos puede enseñar muchas más cosas de las que creemos.  

Dentro de nuestra asociación, diez personas hemos tenido la oportunidad de trabajar en un proyecto bonito y, al mismo tiempo, ver que es posible vivir aquí.  Hemos comprobado que la calidad de vida en el pueblo es mucho mayor que la de la ciudad y que existen muchas formas de encontrar un proyecto de vida para salir adelante. Esto ha sido lo que hemos querido transmitir a todas esas personas que nos siguen desde lejos y que nos leen por Internet o que intentan visitarnos siempre que pueden.

Por ello, creo que podemos estar orgullosos y orgullosas de que, de algún modo, hemos devuelto la ilusión en el pueblo. Hemos trabajado en cosas muy diversas, a veces intangibles, pero hemos ido viendo los resultados poco a poco y esperamos otros muchos a largo plazo. Ahora, terminamos una etapa, pero queda mucho por recorrer y mucho trabajo por hacer.

Seguramente, hace años, no nos imaginábamos trabajando entre amigos y amigas, en el pueblo, haciendo cosas muy diversas pero que nos llenan. Sé que hemos trabajado en algo que creemos y que, aunque muchas veces no hayamos estado de acuerdo, este tiempo ha sido una etapa muy importante para cada uno y una de nosotras.

El tiempo pasa demasiado rápido y siempre suele pasar lo mismo: lo mejor siempre llega al final. Esto se nos hace corto, se nos va de las manos cuando ya estaba en pleno funcionamiento. Sabemos que este no es el final, pero cada miembro del equipo tiene que buscar su camino, encontrar un trabajo… Algunas personas permanecerán aquí, otras, se irán una temporada, pero seguro que volverán pronto y… quién sabe quién será nuestro relevo.

Esperamos, en la medida de lo posible, continuar con algunas de las actividades que han funcionado bien, mejorar las que no han sido como esperábamos y crear otras nuevas. Es cierto que, aunque queramos estar aquí, la distancia muchas veces se interpone en nuestro camino. Sin embargo, sé que muchas y muchos de nosotros seguiremos trabajando para que esto no sea un recorrido intermitente, sino un proyecto sólido.

Una de las cosas que nos llevamos de este tiempo es el haber podido convivir con gente de todas las edades y el haber aprendido muchísimas cosas de todas ellas. Seguro que más de uno y de una de nosotros hemos aprendido de esta experiencia mucho más de lo que esperábamos. Espero que, después de todo, nunca nos falten las ganas de compartir, de ilusionarnos y creer que hay cosas posibles, porque ese es el verdadero recurso para materializar ideas. 

Anuncios

0 Responses to “Por una Sierra de Quilamas de Tod@s y para Tod@s”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




______¡¡Bienvenid@!!______

¡¡Haz click en el logo para visitar nuestra web!!

www.caufondo.org

Voces Adolescentes de Escurial

Escríbenos a…

caufondo.escurial@gmail.com

¡Síguenos!

Follow CauFondo on Twitter

Número de visitas

  • 25,427 hits

Actualizaciones de Twitter


A %d blogueros les gusta esto: